Actualizada 26/06/2017

Saga del cabo Holmes de Carlos Laredo

lunes, 10 de abril de 2017

Renacer de las cenizas de Akiko Mikamo

Sinopsis:

Hiroshima, 6 de agosto de 1945. El joven Shinji Mikamo y su padre disponen todo lo necesario para la demolición de su casa. Nada les hace sospechar que esa mañana se abrirán ante sus ojos las puertas del infierno, pues la bomba atómica estalla a escasa distancia del lugar donde se encuentran. A pesar de su cercanía al epicentro de la explosión, milagrosamente ambos logran sobrevivir, aunque con graves heridas. La destrucción causada por esta desconocida arma, de una magnitud jamás vista hasta entonces, los conducirá a un angustioso peregrinaje en busca de su salvación a través de un nuevo mundo de devastación y horror.
Renacer de las cenizas, historia biográfica real, escrita por una de las hijas del propio protagonista, no solo constituye un fidedigno testimonio que nos aproxima a los extraordinarios acontecimientos que se convertirán en hito indeleble de la historia del siglo XX, sino que también constituye un extraordinario ejemplo de superación personal y perdón, un mensaje de paz y amor para toda la humanidad.

Opinión:

Hoy quiero hablaros de un libro, uno de esos textos que hoy en día muchos deberían leer. Una historia dura pero que muestra el gran poder sanador que tiene el perdón.

Todo comienza una mañana.
Una mañana como otra cualquiera, donde un padre y un hijo comparten un escaso desayuno, fruto del largo racionamiento al que se están viendo sometidos por la guerra.
El sol todavía no está alto, pero el caluroso bochorno parece presagiar los tristes acontecimientos que están a punto de suceder.
Ese primer capítulo, comienza con un título que deja poco para la imaginación, Cielo azul, cielo rojo, un presagio que planea sobre las cabezas de los personajes como ave de mal agüero.
Nos encontramos en la ciudad de Hiroshima, situada al oeste de Japón, la mañana del 6 de agosto de 1945.

Akiko Mikamo es la autora de esta obra, y a la vez es hija de Shinji, nuestro protagonista.
Akiko elige para dar voz a este testimonio, un narrador en primera persona, curiosamente su padre, que pasa de ser el personaje principal al eje de la narración.
Conocemos su testimonio de primera mano, una historia que refleja la experiencia vivida por él y su padre, en las primeras semanas y meses, después de la explosión de la bomba atómica.
Pero no nos encontramos con los inconvenientes inherentes a un narrador en primera persona, no cae en el error de la subjetividad, la injerencia que solemos encontrar en otros textos donde el personaje es víctima al mismo tiempo. Parece que más que un narrador en primera persona, es un narrador cámara, algo rarísimo de encontrar o que al menos yo, no he visto en ninguna otra obra.
Nos relata los hechos tal y como sucedieron, apenas interviene con sus opiniones, nos ofrece una narración real, humanizada y sobre todo respetuosa, sin tintes de acritud; podríamos considerar que es una oda a la paz y al amor, para toda la humanidad.

Su relato, como he dicho, no busca abrir heridas, no encontramos alojado en ningún momento sentimientos de odio, tampoco busca compasión, pero ¡ojo! si busca conmover al lector. Hacerle pensar y sobre todo enseñar que toda acción tiene sus consecuencias y no siempre resultan ser las deseadas.

Los personajes que iremos conociendo a lo largo de este relato, pese a toda la crueldad sufrida, solo ven la bondad y la generosidad de la gente que les tiende una mano en el camino. Cada uno de esos gestos de bondad es recibido por ellos como un regalo maravilloso. No tienen palabras de rencor para los causantes, saben que deben mirar hacia adelante aunque el futuro sea incierto.

La Historia está ahí, no puede borrarse y sería absurdo intentar hacerlo, como dice Shinji casi al final, cuando ya es un hombre adulto con una familia que depende de él.
El quiere que sus hijas vivan en un mundo en paz, donde las diferentes culturas se comprendan y se respeten, que se ayuden, para que nadie vuelva a sufrir semejante atrocidad.
El enseñó a sus hijas una lección con mucho valor y que debería servirnos a todos. Como seres humanos tenemos el poder de elegir, de reaccionar a experiencias aparentemente negativas y la mejor forma de hacerlo es a través de la compasión y del perdón.



3 comentarios:

  1. No lo conocía y si parece una lectura interesante. Aunque no creo que ahora sea mi momento para leerlo, lo tengo en cuenta para más adelante.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  2. Tengo en cuenta tu recomendación aunque de momento no creo que vaya a leerlo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Hola! Aún no me he atrevido con autores asiáticos, no se ,me da que va a ser muy denso...

    Pasaros por mi blog de libros https://librosdavida.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar