sábado, 3 de febrero de 2018

La verdad oculta de Jonathan Vázquez

Sinopsis:

Lorenzo D´Franco, ex investigador del Departamento de Homicidios de Montevideo, lleva encofrado en el recinto de sus recuerdos una historia que luego de veinticinco años decide compartir.
El primero de enero de 1992 comenzaron a desarrollarse los sucesos que marcaron a la sociedad uruguaya para siempre y que dejaron en el alma profesional del investigador D´Franco heridas que arruinaron su vida matrimonial y su carrera. Apenas llegada la tarde de ese día, sobre las arenas de la playa de Solymar es encontrado el cuerpo sin duda de la joven Andrea Millán. La policía uruguaya destaca el hallazgo como un homicidio y a Hernán Sandoval, novio de la víctima, como el primer sospechoso. Poco tiempo después, aparecen dos cuerpos más en similares circunstancias. Aunque en una primera instancia parecen crímenes perfectos, la policía logra entrelazar los casos.
Jubilado y sin expectativas, más allá del olvido, Lorenzo D´Franco no puede dejar pasar la oportunidad de escribir una novela sobre lo ocurrido. Allí descubriremos a un investigador obsesionado con un asesino anónimo, en tanto es desgarrado por el derrumbe de su matrimonio y por sus inestables sentimientos hacía una mujer que le demuestra que el amor nunca muere.

Opinión:

Cuando Jonathan Vázquez se puso en contacto conmigo para ofrecerme la lectura de su segunda obra y me habló sobre el argumento, no me lo pensé dos veces. Conocía de oídas, gracias a un gran amigo de este blog, el Dr. Gabriel Pombo, los acontecimientos que inspiraban esta historia y la verdad es que ya desde el comienzo, la convertían en una lectura interesante.

Jonathan nos acerca con su relato, a unos hechos reales que tuvieron lugar en la primera mitad de la década de los 90, en Uruguay, pero que no hay que olvidar que en esta historia, aparecen recubiertos bajo un halo de ficción.
El nombre que se ha dado a cada uno de los personajes, es inventado, al igual que el autor se reserva algunas licencias literarias para determinados momentos.

Esos crímenes que asolaron Uruguay son conocidos como los Crímenes de Carrasco, y fueron cometidos por el que pasaría a convertirse en el primer y único asesino en serie de ese país.
Os preguntaréis qué me llama la atención de esta historia ocurrida al otro lado del charco, pues que el autor de esos crímenes era un joven que nació aquí, en España, ya que su padre cumplía con las funciones de embajador de Uruguay en nuestro país.
Tras recorrer varios países, al final con nueve años, se asentaron definitivamente en el barrio de Carrasco de Montevideo, escenario donde sucedieron los macabros hechos años después.
Pero vayamos al grano...

El Tormento, es el título del primer capítulo al que nos enfrentamos los lectores. Un pequeño relato introductorio donde se narra un asesinato ocurrido el 25 de diciembre de 1991.
De esa forma, el autor da el pistoletazo de salida y los lectores entramos de forma directa en la trama de la novela.
Lorenzo D'Franco es el personaje principal, por decirlo de algún modo. Es el encargado de hacernos de guía en esta historia, porque las verdaderas protagonistas, son las víctimas.

En esta obra nos vamos a encontrar con dos tipos de narraciones, una que nos transportará a la década de los 90 y la otra más actual, que nos sitúa en 2016, ambas realizadas a modo de diario.
Esas narraciones, lógicamente, irán saltando del presente al pasado, lo que no supondrá ningún contratiempo para el lector, ya que en todo momento aparecerá la fecha indicándonos en qué periodo nos encontramos.
El autor hará uso de dos tipos de narradores, uno en primera persona, que corresponde al personaje de D'Franco y otro omnisciente, para momentos en que no esté presente.
Con la narración en primera persona, nos enfrentamos a un relato más personal, más humano, que nos mostrará los límites de la investigación, y que deja al descubierto el gran trabajo de documentación que se esconde tras esta novela.
El otro tipo, el que hace uso de un narrador omnisciente, nos proporcionará detalles que se les escapan a los personajes.
También sería bueno señalar, que los capítulos resultan muy cortos, otro aliciente a la hora de leer, ya que aportan dinamismo a la lectura.

Nuestro investigador principal, D'Franco, con los datos que ya os he dado, intentará reconstruir los hechos que tuvieron lugar en los 90, y de los cuales fue testigo, cuando formaba parte del departamento de homicidios de Montevideo, y la finalidad es que esos sucesos no queden olvidados plasmandolos en una novela.
A través de su relato, seremos testigos, no solo de unos acontecimientos que marcarían a la sociedad uruguaya, sino también haciendo uso de una narración más introspectiva, de muchos secretos de su vida personal.

La verdad oculta se divide en varias partes.
En cada una de ellas iremos conociendo a una de las víctimas y los detalles de cómo se fue desarrollando la investigación alrededor de su caso, hasta que todas las investigaciones terminen convirtiéndose en una sola, al comprobar que existen entre ellas demasiados elementos en común, y que será, lo que lleve a los investigadores a dar definitivamente con el esquivo criminal.

Como podéis comprobar es una novela bastante entretenida, pero por ponerle alguna pega diré, que para mi gusto le falta profundidad a las investigaciones. Me hubiesen gustado más detalles que las complementasen, aunque eso supusiese restar agilidad a la narración.

Esta novela saldrá en breve publicada en Argentina.


2 comentarios:

  1. Otra reseña de gran profundidad y riqueza, a las que nos tiene acostumbrado la administradores de este blog literario.
    "La verdad oculta", cuyo texto en pdf el autor tuvo la deferencia de enviarme previo a su inminente publicación no defraudará a los lectores. Se trata de una trama basada en hechos reales que aun conmueven a la sociedad uruguaya pese a que sucedieron dos décadas y media atrás. Jonathan Vázquez presenta aquellos trágicos eventos mezclados con la ficción que inventa para recrear la obra, valiéndose de una pluma ágil y aguda.
    Y como bien se señala aquí: las jóvenes víctimas, más que el asesino o los investigadores, constituyen las verdaderas protagonistas de esta historia.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Gabriel por pasarte a comentar, siempre es un placer leer tus comentarios.

    ResponderEliminar